5 Historias Bíblicas insólitas que dejan grandes enseñanzas

17 septiembre, 2019
Por
Historias Bíblicas insólitas

En el Antiguo Testamento es donde encontramos algunas historias bíblicas insólitas, digamos que poco usuales, que encierran grandes dramas y acontecimientos difíciles.

Son historias en las que a veces no podemos entender por qué Dios permitió que aquellos personajes pasen por situaciones insólitas o sufrieran por esas desventuras.

Pero, así como yo lo hice, te darás cuenta que detrás de estas historias bíblicas insólitas se encuentran grandes enseñanzas de vida que en algún momento te servirán para entender situaciones cotidianas.

Estas son las 5 historias bíblicas insólitas que, posiblemente, las hayas oído, o quizá no tenías idea que existían. Te invito a conocer, comprender y guardar cada una de las enseñanzas que encierran estos textos.

1. Jonás y el gran pez

El nombre Jonás significa «paloma» y fue hijo de Amitai. Es considerado un profeta diferente: no tenía como propósito predicar algo a Israel. En Jonás1,1-2 se relata que Dios le ordenó ir Nínive y prevenir a su pueblo sobre la destrucción de la ciudad.

Jonás hizo caso omiso a la orden del Señor y se embarcó hacia Tarsis. En el trayecto, surgió una tormenta de gran magnitud. Al darse cuenta que la causa de la tormenta era su desobediencia, les ordenó a los hombres que lo echaran por la borda. Y así fue, Jonás fue echado al agua y Dios hizo que un pez enorme se lo tragara.

Jonás estuvo dentro de aquel pez por 3 días, pasado el tiempo se arrepintió de haber desobedecido a Dios y al ver esto, el Señor hizo que el pez lo devolviera a tierra. (Pueden leerlo en Jonás 2,10).

Con la lección aprendida, fue a Nínive y previno a la gente de la destrucción de aquella ciudad. Al enterarse de esto, lanzaron a Jonás nuevamente al mar… (Conoce más sobre la historia de Jonás en el video que tenemos para ti líneas abajo.

Reflexión: Jonás representa la fuerza que todos debemos tener para obedecer a Dios, aunque en primera instancia huyamos y nos cueste trabajo. A veces podemos poner en duda los planes que Él tiene, pero al final, dejaremos de corrernos de Él y empezaremos a obedecerlo.

2. José y sus hermanos

Este relato podría ser el más famoso del Antiguo Testamento, ¿quién no ha oído sobre José?

José fue el hijo menor de Jacob y Raquel, a quien quería más que a sus hermanos por considerarlo un milagro de Dios, debido a su ancianidad. Cegados por la envidia, sus hermanos planearon una maldad y lograron venderlo como esclavo a Egipto.

Al principio el joven sintió miedo y abandono por parte del Señor, pero después de un tiempo, el Señor le mostró que siempre estuvo con él. Pasó el tiempo y José se convirtió en el intérprete de los sueños del Faraón.

En una de estas interpretaciones, José predijo que llegaría un tiempo de escasez que azotaría a toda la región. José fue nombrado gobernador de Egipto, y durante los años de abundancia logró almacenar grandes volúmenes de alimento.

Durante la escasez, personas de distintas partes de la región llegaban a comprar alimentos, y fue ahí donde se re encontró con sus hermanos. Al principio fue muy doloroso pero finalmente logró perdonarlos y Jacob pudo reunirse una vez más con todos sus hijos.

Reflexión: La historia de José es una historia que revela el actuar de Dios, aunque al principio fue doloroso, la llegada de José a Egipto salvó la vida de muchas personas, incluida su familia. El amor de Dios puede mostrarnos un camino muy diferente al que tenemos planeado, y llegamos a pensar que nos ha abandonado, pero al final descubrimos que sus planes siempre fueron mejores a los nuestros.

3. Rut la mujer moabita

Rut fue una mujer moabita y su nombre significa «compañera». Ella se casó con Mahlón, pero luego quedó viuda al igual que Noemí, la madre de Mahlón. Noemí decide regresar a Belén, y por el cariño que Rut le tenía, decide ir con ella.

Cuando llegaron a Belén, Rut abrazó la fe y la tierra de Belén como suya. Empezaba la cosecha de la cebada y Rut se ganaba el sustento en esas labores para su sustento y el de su suegra.

Mientras trabajaba en los campos, Rut conoció a Booz, un pariente de Noemí, quien la trató de forma bondadosa y luego se enamoró de ella. Tal como mandaba la ley de los hebreros, Booz compró la herencia de Mahlón y así adquirió el derecho de casarse con ella.

El hijo primogénito de ambos se llamó Obed, quien sería el padre de Isaí y abuelo de David.

Reflexión: Es una de las más hermosas historias sobre una mujer en el Antiguo Testamento. Es modelo de mujer noble, fiel y llena de coraje. Sin tener ninguna obligación de cuidar de Noemí, lo hizo, nunca la dejó sola, trabajó para que salieran adelante.Rut es un ejemplo de amor desinteresado y fiel.

Puedes leer: La historia de Caín y Abel

4. La madre macabea

Esta madre pasó por un terrible sufrimiento: vio morir a sus 7 hijos en un solo día, uno a uno. Es un ejemplo de fortaleza y esperanza. La madre proclama que Dios es el Señor de la vida, realiza una relación entre la fe de Dios y la fe en la resurrección. Ella estaba segura que Dios va a retribuir a quienes entregaron su vida siendo fieles a su voluntad.

Reflexión: La historia de la madre macabea y sus 7 hijos es una muestra de fidelidad hacia la Palabra de Dios en los peores momentos de prueba y persecución.

5. El fariseo Nicodemo

Nicodemo fue un varón destacado entre los judíos, miembro del Sanedrín y Fariseo (los que negaban la creencia en Jesús). Solicitó una entrevista con Jesús y sintió una confusión cuando le dijo que «debía nacer de nuevo», pero Jesús, pacientemente, le explicó el significado de esa frase.

En la fiesta de los tabernáculos, Nicodemo alzó la voz en defensa de Jesús, cuando era acusado por el Sanedrín. En su muerte, Nicodemo le da «mirra y áloe» para su sepultura. Según mencionan, logró convertirse en seguidor de Jesús.

Nicodemo fue en busca de la verdad, sinceramente abrió su mente ante Jesús y su Palabra, interpretó de otro modo el significado de la Palabra de Dios.

Reflexión: Nicodemo abandona los esquemas de sus pensamientos para ahondar en frases con vida y sentido más allá de lo que estaba acostumbrado. Deja que Jesús habite en él, porque se da cuenta que necesita convertirse en su seguidor con mucha humildad.

¿Qué otras historias bíblicas insólitas conoces? Cuéntanos…

Danos Tu