Dios nos abandonó en la pandemia, ¿crees que es así?

19 agosto, 2020
Dios nos abandonó en la pandemia

Cuando nos toca vivir momentos difíciles, nuestros pensamientos nos arrastran a pensar «¿Dónde está Dios?» y este año, muchos se han preguntado si Dios nos abandonó en la pandemia o si el COVID-19 es un castigo divino…

No es la primera vez que la humanidad ha pasado (y superado) tiempos de peste y pandemias (en la edad edad media y después de la primera guerra mundial – 1918). En 2020 nos ha tocado vivir en la incertidumbre a partir de la aparición del COVID-19, un virus que paralizó casi a todo el mundo.

¿Dios nos abandonó en la pandemia?

Si de enseñanzas hablamos, el COVID-19 nos frenó para demostrarnos lo que realmente importa: la vida, el amor, la solidaridad, ayudándonos a dar gracias por lo que antes considerábamos que no era suficiente: la salud, la familia, el trabajo.

El ritmo de vida ha cambiado, hemos caído en cuenta que nos necesitamos unos de otros, los que se creían poderosos se han topado con un muro de vulnerabilidad, han experimentado lo que miles de personas en el mundo viven a diario.

Ante esta realidad, surgen dudas a cerca de nuestra amistad con el Creador: ¿Por qué Dios permite y se calla? ¿No está castigando? ¿Quiere que seamos fieles a nuestra fe? ¿Dios está realmente con nosotros?

No es un enigma, sino un misterio de Fe

La pandemia nos sumerge en una realidad que por más enigmática que parezca, es en realidad un misterio de fe, que nos hace creer en Dios, colocarnos en sus manos, saber que Dios es misericordioso y no castiga, que está siempre con nosotros, en los buenos y malos momentos.

Dios se compadece de nosotros, del sufrimiento del mundo, mantener nuestra fe intacta es un don del Espíritu Santo, todo lo que sucede a nuestro alrededor tiene un motivo mucho más fuerte y poderoso.

Dios respeta la Creación y la Libertad

Mucho se ha dicho sobre el origen del COVID-19, ¿fue creado por humanos para otros fines?, ¿se salió de control? No olvidemos que Dios nos respeta, respeta a cada uno de nosotros y las decisiones que tomemos, nos da libertad para actuar, elegir entre el bien y el mal.

Dios quiere que colaboremos para que este mundo sea limitado y finito, que nuestro crecimiento en valores sea real, que entendamos el misterio del sufrimiento a través del sacrificio de su único hijo, Jesucristo, que nos identifiquemos con los pobres y aquellos que sufren, que pidamos al Espíritu Santo la fuerza y consuelo en tiempos difíciles.

Puedes leer: Salmos para reconfortar a un enfermo

Reflexión: ¿Dios nos abandonó en la pandemia?

Dios, nuestro Creador, no nos abandonó en la pandemia, Él está presente en cada científico que lucha por descubrir la cura, en todo personal sanitario que pasa horas ayudando a salvar vidas, en el vecino o amigo que nos apoya cuando más lo necesitamos.

También está en las víctimas de la pandemia y en todos los que colaboran para solucionar este problema de índole mundial, en aquellos que rezan y difunden esperanza.

Este Salmo te ayudará a encontrar la fe y a confiar en que la luz llegará, después de la tempestad aprenderemos a valorar nuestra vida, familia y salud más que a nada en el mundo:

Puede interesarte: Versículos para no perder la fe en tiempos difíciles

Recuerda: Dios no deja nada al azar, y quizá está pandemia te lleve a encontrarlo donde menos te lo imaginas…

Danos Tu