¿Por qué la oración es importante? ¿Es como respirar?

5 agosto, 2019
Por
por qué la oración es importante

¿Alguna vez te has preguntado por qué la oración es importante? Partiré desde el siguiente enunciado: «El camino de la oración es el camino de la vida», ¿te resulta familiar?

Si queremos ver algún progreso en nuestras vidas, orar es realmente esencial, es el primer paso para conseguir los propósitos de vida según el camino de Dios.

En el Evangelio de Lucas, se nos explica por qué la oración es importante y nos acerca hacia lo que Dios quiere de nosotros:

«(…) Pedid y se os dará.” (Lucas 11:5-13)

Y en el Evangelio de Santiago, leemos:

“No tenéis lo que deseáis, porque no pedís.” (Santiago 4:2)

Tal como hemos leído, la oración es el medio que tenemos para comunicarnos con Dios y pedirle las fuerzas que necesitamos para mejorar nuestros caminos, ¿lo hacemos regularmente? ¿solo cuando nos vemos sin salida? ¡Acuérdate de Dios, Él te ama!

En Juan 16:24 podemos leer: «Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.» Dios es bueno, Dios es amor, pide con fe, cuéntale lo que te aqueja, mejora tu vida y sirve en nombre de Él.

Entrégate a la Oración, con fe

Con fe todo es posible, la oración es importante para fortalecer el vínculo entre Dios y nosotros, ¿qué esperas para dejar entrar a Dios en tu corazón?

¿Cómo sabemos que el camino de la oración es el camino de la vida? Es el ejemplo que nos dejó Jesús, Él oró para que Dios le dé la fortaleza de continuar con su misión, así como lo logró, todos podemos encontrar una luz en la oración a Dios.

Si Jesucristo lo hizo, ¿por qué no podemos hacerlo nosotros? La oración es poderosa, la oración es esperanza, la oración es vida, con ella podemos lograr que ni siquiera imaginamos, podemos convertirnos en soldados valientes de Dios.

Mira también: Oraciones a Dios para niños pequeños, ¿rezas con ellos?

Oremos cuantas veces podamos al día, siempre es un buen momento para hablar con Dios, para que Él haga nuestras cargas menos pesadas, para que sea nuestro sostén día con día.

Elevemos una oración en los malos momentos para que Dios nos ilumine hacia el camino correcto, y en los buenos momentos, para agradecerle por el regalo maravilloso de la vida, por todo lo bueno que nos pasa, así sea mínimo.

Recuerda, orar es vivir en amistad con Dios, no te desapegues de Él, nunca te abandonará, si una puerta se cerró, miles más se abrirán, Él no deja nada al azar, sé bueno, actúa con Fe y vive con esperanza.

Danos Tu